29 mar. 2009

Rosalie (Natalia)

"no soy hermosa ni una mina acorde a tus necesidades" Ella


¿Cuales eran mis necesidades sino protegerte guiarte y darte cariño?
¿Exclusividad? No. Nunca te pedí eso. Hasta me caía bien el gorila. (Estoy mintiendo)
Te revolcabas con todos, al menos eso decían de vos.

Hasta pedí para que quedaras.

Quizás esa era tu necesidad, no quedaste.

Te asustó mi apure, podés pensar que lo único que deseaba era enredarme en sabanas con vos y tu cuerpo.

Ahora el lenguaje nos tiende una trampa: "Maté a tu hermano" y me odiás por eso.
Pero tu padre me ama.
¿Cuál de los que te fornican pueden estar una noche entera hablando con él de Chick Corea, Coltrane, Miles Davis, James Joyce, Karl Jasper, Walter Ong, Wittgeistein y Mc Luhan?

Seguro te entretienen hablando de las ruedas de sus autos, de los stereos de sus autos, del olor a telo barato que tienen sus autos.

¿Cuantas películas de Aronofsky vieron esos pelotudos?

Pero no ¡Claro! Yo te oferto bienes simbólicos, ellos un auto, movilidad le dicen.

O sea, estábamos en el mejor momento y apareció en tu pieza uno de esos giles, y fue re loco cómo me hice el homosexual toda la noche para hacerte zafar, seguramente su mente audaz se dió cuenta de que estaba fingiendo (es una ironía)

Si me puse en pedo fue por no creer que tu belleza me manejara así.

No quedaste, tal vez por eso ahora tenés tanto culo de paja que hasta vergüenza te da si por casualidad nos vemos en las circunstancias y vértices de este mundo que no hace más que separarnos.

No te pude amar. Yo quería, ¡Había pateado lo que molestaba! Estaba solo para vos, pero vos no estabas tan sola.

Y no sé elegir mis deseos, aún te deseo, pero la muerte de tu hermano nos separa y acá en esta guerra me doy cuenta que son pocos los de mi equipo.

Y estamos solos, yendo al clínico a curarnos otitis y al oftalmólogo para que circuncide nuestra visión.

O comiendo medio kilo de helado que sale 30 pesos y tomando birritas holandesas del Carrefour.

Tenía ganas de insultarte un poco más en este texto, pero no puedo, al fin y al cabo el que se equivocó fuí yo. Debí llamarte antes del lunes que te robó a tu hermano.

Pero sabé que fuiste el autor intelectual. Solo fuí brazos que despellejaban su carne, solo fuí un drogadicto con abstinencia. Un tipo bueno, que se volvió jodido cuando tus ojos lo dejaron de mirar.

No hay comentarios.: